SONIDO 4D : EL SONIDO DEL FUTURO

 

En esta edición del Amsterdam Dance Event pudimos disfrutar en directo de lo que parece será, el sonido del futuro: el sonido 4D. Una increíble sensación impulsada por Ableton que proporciona al usuario una experiencia única.

Paul Oomen, el fundador de 4D Sound, se inspiró en Tesla para realizar la que es su creación más espacial: un sistema que permite la reproducción de sonidos por medio de una plataforma que adapta una pieza musical a nuestra escucha en un paisaje donde los sonidos proceden de cualquier lugar. La extraña sensación de espacio al percibir la música es tal, que el espectador busca la procedencia de los sonidos sin saber bien desde dónde los recibe. Este espectacular proyecto fue inaugurado por Max Cooper, pero durante la semana del Amsterdam Dance Event  fueron varios los artistas que actuaron en directo para un público deseoso de conocer qué es eso del sonido 4D.

Nosotros no quisimos perdernos el show de Stimming, que presentó un particular directo compuesto íntegramente para esta estructura de Ableton. Durante algo más de dos horas, el público que asistió a Compagnietheater fue testigo del avance de las nuevas tecnologías y de cómo la ingeniería del sonido es cada vez más y más extraordinaria. Stimming se sirvió de una caja de ritmos MFB Tanzbär, un sintetizador Clavia NordRack2, un sintetizador TeenageEngineering OP-1, el Arturia Microbrute, un piano y Ableton Live para hacer del teatro un espacio mágico y atmosférico en el que la música cobraba vida rodeando cada parte de tu cuerpo y sorprendiéndote con su movimiento.

“Imagina estar dentro de la música, ser parte de ésta. Simplemente imagina cómo sería estar en medio del escenario, rodeado de la banda, pero que todos los instrumentos se estén moviendo a tu alrededor, por encima y por debajo.” Stimming.
La reacción común entre los asistentes ante cada transición musical de Stimming era de asombro y admiración y es que, si el sonido 4D llegara alguna vez a los clubes –siempre y cuando estos estuviesen adecuadamente condicionados- los clubes y los artistas podrían reinventar el concepto de la música. Pero, para entender mejor en qué consiste esto, habrá que remontarse a los orígenes del sonido envolvente.

Introducción al desarrollo de los sistemas de sonido envolvente:

Aunque la idea de la distribución del sonido en el espacio se había probado alrededor del año 1550 para los cantos antifonales de algunos coros, la mayor parte de los sistemas multicanal donde a cada altavoz le llega una información sonora diferente, se ha venido desarrollando y estandarizando sobre todo para el cine, a lo largo del siglo XX. Desde la revolución del estéreo y su popularización, muchos desarrolladores han querido estandarizar la grabación, mezcla y reproducción multicanal a través de sus sistemas, pero al final, de una forma u otra, la compañía Dolby ha logrado poner de acuerdo a todas las partes de la industria para definir y utilizar sus sistemas, eso sí, siempre con buena competencia.

Tras el estéreo, lo primero que llegaron a estandarizar como sistema de sonido envolvente para salas cinematográficas fue el sistema 5.1, en una pugna con los sistemas DTS y SDDS que han sido duros rivales para la compañía de Ray Dolby.
Con el 5.1 lo que se pretendía era generar más dimensión espacial que permitiese jugar con los elementos sonoros de la película que se ven en pantalla; y los que no se ven, pero que pueden ser necesarios.

sistema 5.1

Así, a parte de tres altavoces centrales tras la pantalla, se añadieron tres canales más, izquierdo trasero, derecho trasero y subwoofer para potenciar los sonidos graves. Tras esto llegó en 2010 el 7.1. Con este sistema se presentó la primera mejora importante de los sistemas multicanal de Dolby desde 1999.

Con el sistema 7.1 se añadiría aún más dimensión, ya que acoplaría dos canales más a la izquierda y la derecha, por lo que se dispondría de tres centrales: dos a los laterales y dos en la parte trasera, además del subwoofer para los graves. A pesar de que los siguientes pasos se podían haber dirigido a crear más canales que generasen más definición (9.1, 11.1, 13.1), la lógica de los desarrolladores de Dolby les llevó a presentar lo que se dio a conocer como Dolby Atmos.

sistema 7.1

Una de las novedades que llegó con Dolby Atmos sería la colocación de altavoces en el techo; Atmos tiene dos configuraciones dependiendo del cine: una básica con 22 altavoces + 2 subwoofers que se colocan atrás, o la completa que cuenta con 64 altavoces y 2 subwoofers traseros.

Construcción y manejo de Dolby Atmos:

Algo con lo que la industria sonora del cine está más de acuerdo es la facilidad con la que todo esto se puede llegar a manejar a partir de este sistema. Y es que no hace falta nada más que un simple pluggin en Protools y un jostick para poder desplazar uno o varios sonidos mono a través de los 22 o 64 altavoces de la sala en un espacio de tiempo determinado.

Todo esto, que en la teoría y práctica es mucho más complejo, ha logrado a grandes rasgos simplificar el proceso de creación sonora y ampliar aún más la dimensión espacial de una película. Esto no sólo incluye los efectos sonoros y el diálogo, también su música, puesto que las bandas sonoras originales de las películas desarrolladas con este sistema, deberían de ser grabadas, al menos en parte, con configuraciones de grabación que permitiesen la separación espacial de los elementos musicales y su posterior colocación en los altavoces de la sala.

Entonces, ¿qué tiene que ver este sistema con el 4D?

Al ser un sistema con varios altavoces con información independiente entre unos y otros, se le puede considerar como un sistema surround ya que la dinámica de pasar la información del programa informático a los distintos altavoces es la misma que en los sistemas cinematográficos. Aunque realmente el propósito no tiene absolutamente nada que ver, más allá de generar sensación espacial del sonido, esta vez solo con un propósito musical y no de realismo.

La configuración del sistema 4D basa el sistema en un espacio de 16×16 metros con 16 columnas totales. Cada columna tiene 3 altavoces omnidireccinales que hacen un total de 48 altavoces y todos ellos sacan información únicamente de agudos y medios. Al mismo tiempo en el suelo se ubican 9 subwoofers para los sonidos graves.

subwoofers sonido 4d

¿Cómo se controla este sistema?

Software:

A diferencia de Atmos, cuyo estándar es Pro Tools + Pluggin, este sistema se maneja con el Ableton Live. Lo que han hecho para poder repartir el sonido de cada pista por los altavoces y poder manejarlo fácilmente es crear una herramienta en Max for Live -el sistema de Ableton que te permite crear tus propias herramientas y conectarlas con determinado hardware- que permitiese mezclar el sonido de 24 pistas mono y distribuirlo a esa configuración de altavoces en directo.

La creación de determinadas aplicaciones para el manejo de algunos parámetros para distintos dispositivos como el Ipad, desluce el verdadero mérito del sistema: la herramienta de Max For Live, que distribuye exactamente el sonido requerido en el espacio. Con esta herramienta, los desarrolladores del sistema hacen posible la difícil configuración de la distribución de la señal que se envía desde el software (Ableton) al hardware (el 4D Engine).

Hardware:

La parte menos atractiva del sistema son las máquinas que hacen que éste funcione. Lo que llaman el “4D Engine”, es la parte esencial, la ingeniería pura que conecta el Max for Live con el sistema de sonido.

Por mucha configuración de Live o Pro Tools que se haga, de nada serviría si no podemos sacar ese sonido del ordenador, es decir, si no disponemos de una tarjeta, amplificador o rack al que le llegue el sonido y éste lo distribuya correctamente a los altavoces. En este caso concreto, la máquina hace la ingesta, el procesamiento de 24 pistas de sonido mono en tiempo real y su distribución, algo bastante destacable.

hardware 4.d

Para concluir:

Este sistema presenta innumerables ventajas creativas y define una nueva forma de plantear la concepción musical, especialmente en la rama electrónica. Pero con esto, el sistema también presenta algunas incógnitas:

En primer lugar estaría la incógnita de la respuesta de los altavoces omnidireccionales sobre un espacio acústico sin tratamiento como el que puede ser un club cualquiera. Al lanzar el sonido por muchos altavoces a diferentes puntos de una misma sala, la reflexión de ese sonido emitido sobre superficies como el metal, podría ser muy fuerte, haciendo necesario un equipo muy potente y un estudio acústico adecuado para evitar dicha reflexión. Todo esto sucede al contrario de los sistemas de sonido de cine, donde la acústica está medida al milímetro.

En segundo lugar se encontraría la medición de la efectividad en la distribución de los Subwoofer, otra de las cosas que, comparándolas con el sistema de Dolby Atmos, llaman la atención. Mientras en Atmos se dispone de 2 subwoofer situados en la parte de atrás (uno a cada lado) para impactar a toda una audiencia sin importar en cuál de los asientos están situados, en 4D se encuentran más Subwoofers, pero situados el suelo, lo que teóricamente reduciría la capacidad de impacto.

La tercera cuestión tendría que ver con la capacidad de las salidas sonoras: en el estándar del sistema Pro tools + Atmos se nos permite la creación de 64 pistas mono y su distribución en 64 altavoces individuales. Pese a que Ableton (en su versión 9) permite la creación de 256 entradas y salidas, el 4D se limita solo a la creación de 24 pistas mono y su distribución en 48 altavoces, lo que es sensiblemente inferior.

Aún con esto, una de las ventajas con las que cuenta 4D respecto a Atmos es la interacción que producen los altavoces omnidireccionales situados a varias alturas e intercalados en medio de la sala. Ésta es una distribución sonora única y las posibilidades creativas para los artistas son enormes.

Solo el tiempo podrá decidir si este sistema se convertirá en un estándar de vanguardia en los mejores clubs tal y como Dolby ha sido en los cines, o por el contrario se quedará como uno de los pasos previos de una nueva generación de sonido envolvente en los clubs.

Fuente: Vicious Magazine

 

 

comments