Así suenan los cientos de años impresos en los anillos de un árbol.

El artista Bartholomäus Traubeck encontró la forma de extraer la música que el tiempo y la vida que dejan en el interior de los árboles.

El artista Bartholomäus Traubeck realizó una pieza sumamente interesante que captura ese paso del tiempo y sin sacarlo de ese sentido estético que de algún modo le es inherente, lo traslada a un territorio muy específico del arte: la música. En lugar de un disco de vinilo, el tocadiscos de Traubeck utiliza una sección transversal de un tronco o tronco de árbol, utilizando la luz para traducir los diferentes colores y texturas de los anillos del árbol en notas musicales e instrumentos. Debido a que cada árbol tiene su propia configuración única de anillos, cada árbol tiene su propia “canción” única. Esencialmente, Traubeck ha creado una biblioteca potencialmente ilimitada de “registros”

Vía Cultura Inquieta

Website artista

http://traubeck.com/

 

comments